Repápalos

This post is also available in: English (Inglés)

Un delicioso postre que comemos en Estremera son los repápalos. Os vamos a revelar la receta para que los disfrutéis también en casa.

Ingredientes:

650 g de harina común

200 g de aceite frito

200 g de vino blanco

Azúcar para rebozarlos al final

Aceite de girasol de freir

Son muy sencillos de hacer.

Elaboración:

En un bol ponemos primero los líquidos, es decir el aceite y el vino, vamos echando poco a poco la harina y lo vamos moviendo con una cuchara, llegará un momento que ya con la cuchara no se podrá seguir removiendo, este es el momento de utilizar las manos.

La masa estará lista cuando todos los ingredientes estén bien mezclados y la masa esté lisa y flexible, no pegajosa, y tampoco que se cuartee. Por todo esto es preferible no añadir la harina de golpe, siempre poco a poco.

la masa no se puede estirar toda de golpe. Al ser una masa hidratada con aceite suele tender a encogerse, por eso cogeremos trocitos de masa, la estiramos con un rodillo, (normalmente se suele enharinar la zona donde vamos a trabajar para que no se pegue, pero esta masa al llevar tanto aceite no hace falta , no se pega ).

Hay que estirarlo sin miedo, da igual la forma que quede, eso sí, tiene que quedar fino, cuanto más finos mas buenos están, más o menos como un fólio. Parece que es demasiado fino pero no, si los hacéis gordos quedan muy bastos, y así de finos siempre se hinchan y cuando los muerdes se rompen en la boca, y es lo bueno de los repápalos.

Cortar los repápalos con un cuchillo, la forma da igual , de forma triangular, o rectángulos.

Ponemos a calentar abundante aceite (tiene que estar muy caliente). Cuando esté listo echamos los repapalos uno a uno, como veréis según lo echáis se inflan, los damos la vuelta y los doramos por el otro lado.

Una vez quedan dorados por los dos lados, los ponemos a escurrir en papel de cocina. Cuando estén escurridos, se les echa azúcar al gusto.

La forma de conservarlos es cubiertos con papel de cocina o con un paño de cocina de lino, nunca los metáis en un taper o en cajas de metal porque se quedan blandos.